publicidad

geometrías

El 17 de octubre de 1922, Escher llegó a Granada, tras viajar por Tarragona, Barcelona, Vic y Madrid.

Visitó la Alhambra y, al instante, se quedó deslumbrado por los mosaicos y los estucados, por la fascinante geometría de un arte religioso que prohíbe las figuras humanas y animales.


A partir de entonces, empieza a estudiar la inmensa riqueza combinatoria de las formas que alimenta la infinita variación de un movimiento que se alimenta a sí mismo.
A partir de 1937, empieza a preocuparse por la simetría y la repetición, por la continuidad entre formas geométricas y formas vivas: prácticamente un redescubrimiento del principio pitagórico según el cual todo es número, todo es forma geométrica.
La obra gráfica de Escher, a partir de este momento, se convierte en una investigación continua.
Un viaje a través de la estructura del espacio, de la estructura de la superficie y de la proyección del espacio tridimensional sobre la superficie plana.
Ya no importa el tema, sino la estructura, la combinatoria de las formas



Google